19 de noviembre de 2010

Marrakech - Una sorprendente cercanía

Adéntrese en el corazón de RedM By Marrakech, una ciudad cosmopolita de talla internacional, cercana al desierto y a las montañas del Atlas, un terreno de juegos para los niños... un momento fuera del tiempo para los padres.

Marrakech, el “city break” ideal para las familias y las escapadas con amigos.

RedM By Marrakech le invita a conocer una nueva faceta de Marrakech. Una ciudad que ha sabido preservar sus tradiciones, con un patrimonio cultural y arquitectónico que la convierte en uno de los principales destinos del turismo internacional; una ciudad tan cosmopolita y actual como cualquier gran metrópoli.

Situada entre el desierto y la montaña, con una espectacular región interior bien preservada, Marrakech es una tierra por descubrir, ideal para las actividades en la naturaleza, entre amigos o en familia.

Todas estas actividades, lúdicas y apasionantes, relajantes y reparadoras, le permitirán conocer un destino que aúna placeres compartidos y momentos de relajación.

Siempre atenta a las necesidades del turismo actual, la Ciudad Roja le invita a conocer, en familia o entre amigos, sus dos facetas: su espectacular región interior y su centro histórico que rebosa autenticidad a través de su selección de lugares 2010.

Actividades para todos:
Deportivas:
A una media hora del centro de la Ciudad Roja, podrá realizar todo tipo de actividades deportivas para despertar sus sentidos: circuitos de golf, tirolinas y circuitos de aventura, esquí, rutas y excursiones a pie, en bicicleta de montaña, a caballo o en quad, paseos en coche de caballos alrededor de las murallas; todas las opciones están disponibles para satisfacer a niños y adultos.

Descubrir la ciudad:
Marrakech no se reduce a algunos lugares de obligada visita. Es un mosaico de sensaciones, de instantáneas de talleres y puestos vislumbrados en la medina, de encuentros con sus habitantes, de recuerdos inolvidables ligados a los perfumes y las especias que se exhalan en los bazares.

Para contemplar el bullicio de la Ciudad Roja, lo mejor es visitarla a últimas horas de la tarde. La plaza Jeema El-Fna, corazón latiente de la ciudad, declarada Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la UNESCO, le hará experimentar la magia de esta plaza intemporal en las horas del crepúsculo.
Niños y mayores recordarán para siempre a los músicos, los encantadores de serpientes, los acróbatas y la animación febril que se apodera de este lugar al caer la noche.

Entre otros sitios que no puede perderse están los siguientes: la Koutoubia, obra del arte hispano-morisco del siglo XII; la Menara y su majestuoso estanque rodeado de olivos centenarios; el Palacio de la Bahia; la madraza Ben Youssef, sin olvidar los bazares; todos ellos constituyen los lugares simbólicos de la Ciudad Roja.

De compras con amigos o en familia:
Vivir la experiencia de Marrakech significa forzosamente sucumbir al ritual de las compras, a la visita de los bazares y conocer su artesanía fruto de un arte ancestral.
Y si es un apasionado de objetos más contemporáneos o art déco, visite el barrio del Guéliz, con sus diseñadores, para hallar creaciones modernas.
Otra visita obligada es a la zona industrial de Sidi Ghanem. Situada en la carretera de Safi a Marrakech, es una cantera de artesanos, creadores, artistas, decoradores, diseñadores que exponen en magníficos showrooms creaciones originales, tradicionales o contemporáneas.
Actividades con amigos:

Desde el baño árabe de barrio a los lujosos SPA de los grandes hoteles de lujo, la Ciudad Roja le invita a descubrir sus secretos de belleza ancestrales, con amigos, en pareja o en familia.

Conozca los secretos de la cocina marroquí recibiendo un curso de cocina en la legendaria Maison Arabe. Se empieza acudiendo al bazar para hacer unas cuantas compras y, luego, ¡manos a la obra! Enclavado en el corazón de la medina, este riad posee una piscina de ensueño y un agradable oasis de sol.

Salidas nocturnas
Para salir por la noche, lo ideal es sin lugar a dudas acudir a la parte nueva de la ciudad. Desde el restaurante Bô-Zin, de lo más trendy, hasta la cocina rebosante de sol de los hermanos Pourcel en Crystal, pasando por Théatro y su ambiente febril, Jad Mahal, Azar Bar & Club o Pacha, podrá disfrutar de unas noches inolvidables garantizadas.
Placeres compartidos:

Entre dos visitas, mímese con un pequeño momento de frescura fuera del tumulto de Marrakech.

Los jardines y los espacios verdes no faltan en la Ciudad Roja… Déjese guiar por los jardines de Agdal, de la Ménara o de Majorelle.

Entre las numerosas piscinas de Marrakech, Oasiria destaca por sus toboganes, su inmensa piscina de olas, sus dos piscinas para niños y su circuito de medio kilómetro que discurre entre olivos.

Y a 40 kilómetros de Marrakech, el lago Lalla Takerkoust
Una refrescante escapada que le permitirá disfrutar del campo para hacer senderismo, rutas en quad o car-cross. A orillas del lago, algunos establecimientos ofrecen comidas, a la par que unas vistas panorámicas que quitan el aliento.

Actividades lúdicas para todos.

NECTARÔME
Nacido a los pies del Atlas marroquí, Nectarôme está situado en un jardín aromático ecológico, en el valle del Ourika, cerca de Marrakech. El equipo que incluye un doctor especializado en los aceites esenciales, un doctor farmacéutico y un formulador cosmético, crea para usted productos de bienestar sanos, naturales, elaborados con ingredientes locales que respetan el medio ambiente.

Después de un almuerzo a base de recetas tradicionales marroquís, podrá descubrir:
-         los objetivos del jardín en el marco del desarrollo sostenible y del turismo ecológico;
-         los usos de diversas plantas y de sus extractos, en los campos de la belleza;
de la salud y de la gastronomía, la fito-aromaterapia y el lugar que ocupa en la cultura marroquí.
Y disfrutará por ejemplo:
-         de un baño de pies con sales marinas aromatizadas con aceites esenciales, a la par que saborea una tisana del jardín;
-         de un masaje de manos y de pies con aceite de argán y con aceites esenciales (100% naturales), elaborados in situ.

Iniciación a las técnicas ancestrales marroquís:

La caligrafía es el arte de dibujar las palabras. Como los árabes musulmanes tenían prohibido representar la imagen de las criaturas de Dios, destacaron en el arte de la caligrafía. En DAR CHERIFA, una casa del siglo XVI, cuyos muros y madera están grabados con escrituras caligráficas árabes, descubrirá el placer de aprender algunas nociones de dicho arte, mediante una iniciación a la técnica de dibujar las letras árabes. Un calígrafo famoso en Marrakech, experto en literatura árabe, impartirá talleres de dos a cuatro horas, para grupos de dos a diez personas. Se irá familiarizando con las herramientas en torno a un té: pluma, tinta… y podrá escuchar las explicaciones sobre la técnica de escritura antes de pasar a la práctica.
Otra experiencia a su alcance en este maravilloso sitio llamado Dar Cherifa es una iniciación a la alfarería que le aportará unos momentos de felicidad en estrecha relación con la tierra. Tras degustar un té, conocerá al maestro alfarero que le guiará en un viaje a través de la historia de la cerámica en Marruecos, con la ayuda de un traductor. El maestro alfarero le presentará las técnicas locales, la materia y el material. Luego tendrá lugar una iniciación a la alfarería supervisada por el maestro, en donde podrá dar libre curso a su creatividad.
Una pausa relajante:

TERRES D’AMANAR, un lodge ecológico en medio del desierto
A 35 minutos de Marrakech, la finca de Terres d’Amanar ofrece al viajero, amante de la naturaleza y la evasión, unas vistas espectaculares a los pueblos bereberes y a las cimas del Alto Atlas. Totalmente adaptado al medio, este lugar apuesta por una arquitectura sostenible: muros de adobe, ladrillos de tierra de la región para reducir el impacto del transporte, iluminación con velas, etc. El objetivo de Terres d’Amanar es fomentar la sencillez en los valores: rechazo del derroche y ahorro de energía, abastecimiento local y promoción de los productos de la tierra, organización del reciclaje, transmisión de los conocimientos y capacitación tanto en materia de hábitat tradicional (patios y terrazas), como de artesanía (hierro forjado, tejedurías, trabajo de la madera y el cuero).
Se han creado tres pueblos totalmente independientes, cada uno con su estilo vacacional y su alojamiento: tiendas, tiendas lodges o resorts (hostelería de gama alta), que favorecen los procedimientos de ventilación tradicional, de calefacción y de clima pasivo.
Y para los locos del deporte, Terres d’Amanar ofrece estupendas rutas de tirolinas, puentes colgantes, acropark y rutas en bicicleta de montaña. Los amantes de las emociones fuertes podrán enfrentarse al vacío y admirar los vertiginosos cañones forjados por la erosión.
Los más tranquilos podrán optar por los bolos bereberes, el tiro al arco, el polo subido a un asno, el yoga, la sofrología, una noche de astronomía o incluso una sesión de cetrería.
Ofrece asímismo a los incondicionales de la naturaleza, rutas de senderismo, en asno o a caballo, para buscar plantas aromáticas, pigmentarias o medicinales usadas en la farmacopea tradicional.

LES TERRES M’BARKA: la elegancia campestre
A unos pocos kilómetros de Marrakech, en la carretera de Amizmiz que lleva al lago Lalla Takerkoust, una pista conduce a un lugar único, casi escondido, en el corazón de una finca de quince hectáreas.
En Les Terres M’ Barka se alza un refinado hotel con una granja maravillosa: gallinas, patos, pavos, ocas, conejos, cabras, ovejas, vacas, ponis, caballos, perros y gatos, todo salvo el cerdo, animal prohibido… y un jardín con olivos, un vergel y un huerto ecológico…
Su programa de actividades ofrece excursiones a caballo para descubrir los amplios paisajes de la región interior al amanecer, un picnic en el acantilado frente al desierto de Marrakech, una visita a la granja tradicional y sus animales… Viaje en el tiempo para volver a lo esencial.

LA FERME BERBÈRE, elegancia, bienestar y relajación
En los alrededores de Marrakech, esta genuina granja, renovada respetando la más pura tradición, le recibirá en un ambiente acogedor y distendido. Cada cual hallará fácilmente su estilo vacacional propio: habitaciones dobles o familiares, suites tranquilas en el jardín, habitaciones en tienda bereber, spa, piscina, una cocina llena de sabor y numerosas actividades.

VILLA NOMADE, en el corazón de la medina
Entre el tumulto de los bazares se distingue el murmullo cristalino de una fuente, una gruesa puerta de madera se entreabre discretamente en medio de los viejos muros de la medina… y uno de los más bellos riads de Marrakech le abre las puertas. Nueve habitaciones y tres suites, en torno a un amplio patio a la sombra, le están esperando. En este palacio restaurado con todo esmero conocerá Marrakech desde una tradición árabe genuina y refinada. Para su bienestar, una piscina, un baño árabe tradicional, así como toda una gama de masajes y de tratamientos orientales le proporcionarán una estancia llena de confort.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Gay Pride de Tel Aviv reune a 250.000 personas

El Orgullo Gay de Tel Aviv reunió alrededor de 250.000 personas en sus calles consolidándose un año más como el más multitudinario de Orie...