30 de diciembre de 2011

Rutas literarias de RUMBO: Bicentenario de Jovellanos

Melchor María de Jovellanos cultivó varios géneros literarios (como poesía y teatro) pero sus escritos principales fueron ensayos de economía, política, agricultura, filosofía, costumbres, todo bajo la perspectiva reformadora del Despotismo ilustrado. Entre sus obras destaca el ‘Informe sobre la ley agraria’ de 1795. Con motivo del bicentenario de su muerte, la agencia de viajes online Rumbo ha elaborado un recorrido de los lugares que marcaron la vida y obra de este escritor e intelectual tan adelantado a su tiempo.
Jovellanos nace en Gijón el 5 de enero de 1744, en el seno de una de las familias más ilustres. Allí transcurre su infancia hasta que se traslada con 13 años a estudiar Filosofía en Oviedo. Se licencia y se acerca a su propósito: ingresar en el Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares. Realiza los ejercicios nemine discrepante, supera las pruebas de limpieza de sangre y logra una beca para «jurista de voto de Puertos Allende» en 1764. En Alcalá entra a formar parte de un mundo elitista e influyente vinculado a la Universidad. Cuenta su biógrafo Agustín Ceán que estudió con aplicación, manifestó su talento y llenó de esperanzas ventajosas a sus concolegas.
Su preceptor Juan Arias de Saavedra le impulsa a iniciarse en la carrera de la toga y así llega a Alcalde de Cuadra de la Audiencia de Sevilla. Con 24 años recién cumplidos y una preparación para la judicatura casi nula, su sentido de la responsabilidad le hace despuntar pronto como hombre moderno, generoso y  amante de la verdad y de la justicia. Es también un innovador en las formas: desterró las pelucas, la golilla, la media negra y los zapatos con hebilla de plata, renunció a las tasas que podía cobrar por cada juicio que celebraba y luchó por suspender las torturas a los presos.
En Sevilla participa en la creación de la Sociedad Económica de Amigos del País e inicia una serie de tertulias con personajes ilustres sobre cuestiones literarias, jurídicas, filosóficas y económicas, comienza a escribir versos (desgraciadamente quemó por pudor buena parte de su obra antes de editarla) y se convierte en maestro de poetas. Escribe la tragedia La muerte de Munuza (1769), que nunca llega a publicar, y el drama El delincuente honrado, con enorme éxito teatral dentro y fuera de España durante sesenta años.
En 1778 llega a Madrid mentado por el Duque de Alba y dos años más tarde entra en el Consejo de las Ordenes Militares. Plenamente integrado en la vida cultural madrileña, es miembro de la Real Academia de la Historia (1779), de la Real Academia de San Fernando (1780) y de la Real Academia Española (1781). Pero el inicio de la Revolución francesa paraliza con Carlos IV las ideas ilustradas y le aparta de la vida pública, como a la mayoría de los pensadores más avanzados.
Tras la caída de su amigo Francisco de Cabarrús, Jovellanos tuvo que dejar la Corte. Sus desavenencias con Godoy le llevaron desterrado a Mallorca en 1801, primero al monasterio de la Real Cartuja de Jesús de Nazaret, en el actual municipio de Valldemossa, y luego al castillo de Bellver. Liberado en abril de 1808, tras el motín de Aranjuez, rechazó formar parte del gobierno de José Bonaparte y participó en las Cortes de Cádiz. Tras la instauración de la Regencia, enfermo de pulmonía, murió en noviembre de 1811.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vall d´Uixó acogerá Cuevatur 2018 y el II Congreso Iberoamericano sobre cuevas turísticas

Bajo el lema Cuevas: la flecha del tiempo, de la prehistoria a la actualidad, se celebrará en La Vall d'Uixó el VII Congreso Nacional ...